Imprimir
Inicio »Opinión, Economía  »

Mirar al sur

| 3 |

Fondo Monetario Internacional (FMI) al servicio del neolonialismo. Foto: Stock.


El Fondo Monetario Internacional (FMI) acaba de liberar 650 mil millones de dólares en derechos especiales del giro (DEG), una unidad de cuenta que puede ser canjeada por divisas, escribe Luis Manuel Arce Isaac. Resumo su nota:

Llama la atención la bolsa tan exagerada aprobada por los 24 miembros del directorio del FMI, representantes de los países más ricos, que son quienes toman ese tipo de decisiones. Esa cantidad es un mínimo de las reservas monetarias de esos países, pero un volumen extraordinariamente elevado de recursos a liberar entre los 191 miembros del FMI.

Se habla ya de un Plan Marshall gigante global, pero es una comparación inexacta, porque no hay globalidad ni un plan de ese tipo en esa repartición, sino mucha desigualdad, una muestra dolorosa de la pésima distribución universal de las finanzas, la riqueza y la brutal concentración del capital.

Según el FMI, el objeto de la asignación es proveer liquidez adicional al sistema económico mundial mediante el fortalecimiento de las reservas internacionales de los países miembros. Pura retórica: el propósito es fortalecer las grandes economías con la mezquina justificación de que la asignación es proporcional a las cuotas de los miembros.

Significa que 58 por ciento de esos DEG van a las economías avanzadas, 38.8 a las emergentes y en desarrollo y apenas 3.2 para las naciones de bajos ingresos, que son la vasta mayoría.

De los 650 mil millones, apenas 21 mil millones se reparten a más de un centenar de países pobres, 417 mil millones a los ricos y 212 mil millones a los emergentes. No es un salvamento para un mundo quebrado por el fracaso del neoliberalismo y los efectos de la pandemia de Covid-19, sino para los ricos.

Hay muchas interpretaciones sobre la causa del enorme desembolso. Una, la profundidad de la crisis económica obliga a una inyección amplia de recursos y activar las reservas internacionales estancadas. Otra, beneficiar a las grandes economías que se quedarán con casi todo. Ambas, para muchos especialistas, expresan un colapso de la economía global (https://n9.cl/uaws4). Mirar al Sur recomienda ir al enlace. Menciona a AMLO, interesante.

Twitter: @aguerraguerra

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Anilox dijo:

    En el foro de Davos se habla de un reseteo y se deja ver que los DEG puedan utilizarse para continuar con la estafa que aplican los bancos centrales del mundo. Hace poco ocurrio el jackson hole donde Jay Powell hablo acerca de la inflacion que se esta destapando y la posibilidad de comenzar el tapering. Creo que lo fundamental es asegurar las condiciones necesarias para que las personas puedan desarrollarse en estos ambientes tan convulsos y dejar a un lado preocupaciones de la bolsa, que cada vez esta mas desconectada de la economia real. Por lo que podemos ver cotizaciones en maximos historicos en empresas como Blue Origins, Teladoc, Beyondmeat, etc.

  • Jose R Oro dijo:

    Con el mayor respeto y de una manera muy comedida pienso que a veces el estimado Angel Guerra escribe por escribir. Si los países ricos no ayudan.....es malo, si los países ricos inyectan considerables recursos a la economía mundial para evitar un colapso total (que nos perjudicaría a todos)........también es malo! Entonces?
    Cuál es el objetivo de este artículo? Cuál sería la solución según este autor?
    Un abrazo cubano.

    • alexander dijo:

      Estimado Jose R Oro. No creo que haya entendido usted el sentido de este escrito. De forma general le puedo decir que la famosa ayuda no es tal para los países pobres. Es más bien un autorescate para los ricos. Usted sabe de que va acompañada esa "ayuda" para los países pobres y al final donde para en los países ricos. Si la ayuda fuera a resolver los grandes problemas de los pobres dentro de los países, entonces nadie diría nada. Pero sabemos que en los países ricos irán a soportar a los bancos y las bolsas de valores que no producen nada. No van a inversiones, sino a cotizaciones para seguir el modelo consumista. En los países pobres va a manos de los corruptos y las grandes empresas casi siempre en manos de transnacionales. En fin, es un autorescate para ricos.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Angel Guerra Cabrera

Angel Guerra Cabrera

Periodista cubano residente en México y columnista del diario La Jornada.