Imprimir
Inicio »Noticias, Entretenimiento  »

Respuesta a “Lo imprescindible, lo necesario y lo superfluo en el comportamiento humano”

Publicado en: Para Pensar...
En este artículo: Matemática, Pensamiento, Sociedad
| 1

Teniendo en cuenta que, en no pocas ocasiones, algunos leen las respuestas sin haber visto su antecesor que la motiva, haré una síntesis de lo planteado el lunes 22 de noviembre, y me disculpo por el retraso de un día, de los que como regla debe publicarse cada jueves.

Agradezco a quienes participaron, y expusieron sus ideas y sugerencias y me animan a publicar con más frecuencia este tipo de ejercicio de pensamiento analítico y creativo en nuestra columna Para Pensar, que no constituyen una nueva sección, sino un tipo de ejercicio diferente. Tal vez estemos en el momento oportuno de realizar una encuesta para que me sugieran nuevos temas, como ya hemos hecho en ocasiones anteriores.

Mucho valoro el comentario de de la profesora de preuniversitario Hortensia Ramos Pérez, que dijo que trabajaría al artículo con sus alumnos. Le reitero mi deseo de que compartiese los resultados de esa experimentación.

También me estimula saber que una psicóloga de tanta experiencia (BPT) haya realizada tan atinadas consideraciones.

Como en otras ocasiones, voy a comentar cada pregunta, sin pretender que en nada concluyen; y compartiré algunas de las consideraciones de ustedes.

A continuación la síntesis de lo planteado:

La vida se desenvuelve en un constante movimiento individual y colectivo entre lo deseado y lo alcanzable; lo buscado y lo hallado; lo posible y lo imposible de lograr.

En este ejercicio de pensamiento analítico y generación de ideas creativas pretendemos navegar por procesos consustanciales a la vida personal y colectiva, por los circuitos de esos tres conceptos.

Sabemos que las necesidades y aspiraciones de todas las personas son crecientes, y satisfacerlas ha de ser un propósito de los líderes y gobernantes, y los demás actores del entramado socioeconómico.

En tiempo de escaseces, de dificultades; de conflicto entre lo que quiero y puedo tener; entre lo que quiero y puedo hacer; la dinámica de esa terna suele complicarse.

Para mí, queda claro que las aspiraciones han de tener ciertos límites, tratando siempre de conquistar toda la justicia social posible. Debemos tener una clara concepción de protección de la naturaleza, del medio ambiente. Debemos mantener el compromiso ético de legarle a las sucesivas generaciones un mundo mejor.

Gandhi dijo que de la naturaleza podíamos obtener lo suficiente para satisfacer las necesidad de todos, pero insuficiente para satisfacer las ambiciones de unos pocos.

Breve marco conceptual, para sacar el mayor provecho posible al intercambio:

De una manera minimalista podemos pensar en tres predicados de nuestros tres conceptos: personas, productos o cosas tangibles y actividades o intangibles.

Les propongo que en esta ocasión, nos enfoquemos en los dos últimos predicados.

No es difícil advertir que este tema da para más de una tesis de maestría científica.

Desmenucemos los tres conceptos

  • Imprescindible:

Imprescindible es persona o cosa que se considera necesario y no se puede dejar de tener en consideración. El término imprescindible es un adjetivo de origen latín “praescindere” que significa “cortar por delante”, con el prefijo “prae” que indica “antes o delante”, con el verbo “scindere” que expresa “cortar o divir” más el sufijo “ble”.

La palabra imprescindible se puede usar como sinónimo de: indispensable, vital, obligatorio, irremplazable, entre otro.

  • Necesario:

Necesario (del latín) es el término correlativo a "necesidad". Se entiende por necesidad una carencia o la exigencia de un objeto. La necesidad es muchas veces llamada Ananké (Ἀνάγκη) en los textos de filosofía. Lo necesario, por tanto, se define en cada caso por la necesidad que satisface.

"Esencial" es "algo sin lo cual no podemos hacer" y "necesario" es "algo que es importante pero que podemos hacer sin él".

  • Superfluo:

El adjetivo superfluo, proviene del vocablo latino “superfluus” integrado por “super”: lo que se coloca encima, y “fluere” que significa fluir, significando lo que sobra, lo innecesario o el exceso, lo que está de más, por ejemplo, en un vaso, el líquido que lo rebalsa y fluye, escapándose de él.

¿Qué son las actividades superfluas?

La condición de superflua en una actuación, o de una actividad, la determina el hecho -según esta filosofía- de que no genera valor añadido para el output (bien o servicio) que ofrece la empresa a sus clientes, esto es, son actividades que no contribuyen a mejorar la calidad del producto de la empresa.

Un sagaz escritor europeo dijo: “a mí, dadme lo superfluo, que lo necesario lo puede obtener todo el mundo”.

En una de sus canciones Silvio dijo: “lo que te falta te abandona menos”.

Preguntas para motivar el análisis y el pensamiento creativo

  1. ¿Cómo valorar la relación entre necesidades materiales y espirituales?

La valoración de esa relación no puede ser decretada aunque sí educada. Esa relación debe ser garante de la salud mental física, de la felicidad individual y colectiva. Dicha valoración tiene un carácter personal y debe ser respetado.

Hubo muy buenas respuestas de ustedes, y es riesgoso que yo selecciones algunas dejando fuera a otras que aportan otros puntos de vista.

Me arriesgaré a citar algunas de ellas o fragmentos de ellas.

La vida me ha demostrado que, por regla general, quien más necesita de las cosas materiales, menos necesita de las espirituales y viceversa. Hace poco Pepe Mujica, expresidente de Uruguay, dijo en una entrevista algo así: “Pobres aquellos que necesitan mucho para ser felices”.

Ambas son necesarias y en la mayoría de los casos no son superfluas, a veces no tienen límites precisos. Pero creo que hay necesidades reales y necesidades creadas y exageradas más allá de lo que las hace “necesidades”, estas últimas son la base conceptual de la así llamada “sociedad de consumo” del capitalismo, de la cual hay diversas definiciones.

La espiritualidad del ser humano habita en su conciencia y la conciencia es un estado anímico condicionado por la satisfacción individual.
Una persona carente económicamente verá afectado su universo espiritual, pues es difícil aceptar que todo estará bien, cuando el estómago está vacío y tus hijos lloran por necesidades que no puedes suplir.

Considero que existe una relación dialéctica. Hay necesidades materiales imprescindibles al igual que espirituales y ambas interactúan, aunque el balance entre unas y otras, en mi criterio, varía entre individuos, colectividades y sociedades; así como entre momentos históricos concretos. En mi opinión el nivel cultural, en el sentido amplio de cultura, juega un importante papel en ese balance.

La relación debiera ser, tener materialmente lo necesario para poder concentrarse en lo espiritual

2. ¿Cuáles cinco cosas tangibles y cuales cinco actividades, valoras como imprescindibles?

Prefiero compilar algunas respuestas de ustedes, sacar entonces conclusiones

  • Tangibles

El agua, el oxígeno que está en el aire, el sol, los alimentos, la tierra.
Alimentos, medicinas, transporte público, energía eléctrica, calidad del medio ambiente

Agua, Alimentos, naturaleza, cobija y morada

Aire, agua, alimentos, vivienda, vestuario, medicamentos
Vivienda, ropa, alimento, agua y electricidad

Como podrán observar hay coincidencias en productos tangibles que efectivamente son imprescindibles para mantener al ser humano vivo.

  • Actividades

En este caso, algunos derivaron el producto en actividad, por ejemplo de alimentos, la necesidad de alimentarse; del aire o el oxígeno la necesidad de respirar, pero esto resulta obvio

Otras actividades que considero mejor seleccionadas por algunos de ustedes, son las siguientes

Dignidad del individuo (no racismo o discriminación de la mujer, entre otros muchos ejemplos), libertad de cultos, seguridad de la sociedad contra la violencia y la criminalidad, aceptación de la diversidad social, derecho de expresión en un real contexto constitucional y jurídico.

Trabajo, esparcimiento, salud, educación y crecimiento personal

Educación, servicios de salud, comercio, actividades productivas y actividades culturales

Algunas de estas actividades podrían ser cuestionadas como imprescindibles, pero evidentemente nos conducirían a una sociedad disfuncional.

3. ¿Es posible que lo que sea necesario para una persona, sea superfluo para otra y viceversa?

Considero que es posible, en dependencia de lo que cada persona tenga como preferencia, siempre que no esté en riesgo su salud física y mental.

4. ¿Por qué será que mucho de lo que es muy apetecible, es dañino para la salud?

Esta pregunta tiene varias aristas para su respuesta. Por lo general el desarrollo del comercio moderno busca crear o satisfacer gustos sin darle toda la importancia a la salud.

Algunas consideraciones que comparto son las siguientes:

Pienso que son dañinas, porque al ser apetecible, la naturaleza del ser humano que, por regla general, es altamente consumidora de las cosas que le gusta, hace que se consuma en exceso y es ahí donde se convierten en dañinas para la salud.

Lo más apetecible es por la publicidad, marketing, que lo relaciona o condiciona el pensamiento del ser en algo necesario o hasta imprescindible. Los estudios psicológicos, y de comportamiento social, han manipulado/ influenciado de las maneras más subconsciente, para evitar su razonamiento o análisis, ideas o acciones en favor del comercio de bienes o servicios que sólo causan beneficios, en su mayoría materiales, en unos pocos, siendo dañinos para la sociedad.

5. ¿Concuerdas con la afirmación: “más tengo, más valgo”?

Vale aclarar que nos referimos a tenencia de cosas materiales, ya que como observaron algunos de agudeza analítica, tener más conocimientos y otros valores humanos nos hace más valiosos.

Comparto algunas respuestas

Para nada, cada persona vale por lo que es en su propia esencia.

Pero desgraciadamente no todos tienen la capacidad de ver más allá de lo que nos cubre y se estigmatiza a las personas por sus bienes.

Considero q una persona vale más en la medida en q sea mejor ser humano, mejor persona. En tanto ostente los mejores principios y valores de la humanidad. No es absoluto, pero generalmente entre más se tenga, más alejado se está de esos valores y principios humanos, porque es más fácil dejarse arrastrar por el culto a lo material.

6. ¿Te atreves a escribir una nueva pregunta que estimule el intercambio culto y virtuoso?

Muchas gracias a quienes se atrevieron a formular nuevas preguntas. Y como insumos de nuevas reflexiones sobre el tema abordado las relaciono a continuación:

  • ¿Por qué será que lo prohibido gusta tanto?
  • ¿Qué podemos aprender del contraejemplo?
  • ¿Podrías vivir haciendo sólo aquello que te apasiona? Puede todo ser humano vivir de esa manera?
  • ¿Qué importante es un valor espiritual, al que llamaría “sinceridad social”, para tratar de establecer en la vida práctica un balance entre las necesidades materiales y espirituales?
  • ¿Por qué nuestra forma de vida condiciona la manera en que vemos el mundo y la manera en que juzgamos a nuestros semejantes?
  • ¿Qué valores considera Ud. imprescindibles en el cubano de hoy?
  • ¿Por qué se imita y reproduce más fácilmente lo malo y lo dañino, que lo bueno?
  • ¿Por qué si están recalcando

Que cuiden el Medio Ambiente,

El hombre, insensiblemente

Lo sigue contaminando?

Esta pregunta escrita en décima de RARJ, tuvo el completamiento del amigo PROA=…

Las consecuencias fatales

De acciones muy banales

Pues aún podemos cambiar

Y emular o mejorar

Las culturas ancestrales.

Considero justo destacar a HECTOR Y EL HERMANO y a Fernan, dos parapensadores, que no se ciñeron a responder explícitamente las preguntas, pero que realizaron profundas e interesantes reflexiones sobre el tema, y que sugiero leerlas con calma.

Nos vemos el próximo lunes 29 de noviembre con un acertijo matemático que despertará gran interés y un ejercicio de creatividad sin números.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Profesor de Matemática, técnicas de dirección y creatividad. Especialista en Gestión del Conocimiento y Desarrollo en GECYT-CITMA. Socio de Honor de la Sociedad Cubana de Matemática y Computación.